Los 10 fundamentos para cambiar el mundo según Gandhi

Hay personas que, con su vida y su ejemplo, logran aportar un verdadero cambio en el mundo. Mahatma Gandhi es, sin duda, una de ellas. Fue un líder que introdujo la idea de lucha no violenta, y es un ejemplo a seguir para muchas personas hoy en día. Entre todas sus enseñanzas, hay algunos fundamentos para cambiar el mundo. Son ideas que él expresó, y no sólo eso: también llevó a la práctica. Y le permitieron salir adelante en todos los momentos en los que se sintió débil en sus propósitos. Gracias a estas ideas, se convirtió en la persona, figura y líder que fue.

Estos son esos 10 fundamentos para cambiar el mundo: 

1

1. Cámbiate a ti mismo

Gandhi decía “sé el cambio que quieres ver en el mundo”. Para él, no era posible pretender cambiar el mundo, sin cambiar uno primero.

Tu energía es expansiva. Si te conviertes en una persona que vive en el amor, la solidaridad y el respeto, contagiarás a quienes te rodean. Y si ellos hacen el mismo cambio, contagiarán a sus propios círculos.

Así, de a poco, el cambio se termina generalizando.

2. Tú tienes el control

“Nadie puede hacerte daño sin tu permiso”. 

Sólo puedes manejar aquello que está en ti; pero puedes tener el completo control sobre eso. Alguien puede querer herirte, pero si tú no dejas que sus palabras penetren dentro tuyo, no lo logrará.

Del mismo modo, si alguien pretende que hagas algo que no quieres. Nadie puede obligarte. Tú tienes el control de tu vida.

3. Perdona

“Alguien débil nunca puede perdonar. El perdón es un atributo de los fuertes”.

Debes entender que quienes dicen que perdonar es de débiles están equivocados. El rencor no te hace bien a ti, ni a nadie. Y de hecho, no sirve para nada.

Pero para perdonar, hay que ser muy fuerte. Estar enojado y guardar rencor es más fácil que aceptar y dejar ir. Pero una vez que logras perdonar, te darás cuenta de que eres mucho más feliz.

3

4. Preocúpate del ahora

Gandhi solía decir que un debe vivir “como si fuera a morir mañana”. Claro que no se refería a ser un pesimista.

Al contrario, para vivir una vida plena, debes saber que lo único que verdaderamente te pertenece es el aquí y el ahora. No tiene sentido intentar predecir el futuro, pues el futuro no existe.

Vive con plena consciencia del presente.

5. Sin acción no vas a ningún lado

“Una onza de práctica vale más que toneladas de predicación”.

Puedes llenarte la boca hablando de todo lo que harás en tu vida. Pero lo único que vale verdaderamente, es lo que haces.

Está bien leer, estudiar, debatir, hablar. Pero el verdadero cambio ocurrirá cuando pases a la acción. Mejor que decir es hacer, dicen. Por eso, por pequeña que sea una acción, vale más que cientos de palabras.

6. Todo el mundo es humano

No importa que no quieras a alguien, que no te guste lo que piensa, que no te agrade como persona. Todos somos humanos y tenemos los mismos derechos.

Está muy bien, entonces, que lo proclames. Que exijas a la política y a los demás que brinden las mismas oportunidades a todos. ¿Y qué hay de ti?

Tú también debes actuar sabiendo que todos somos humanos. Que todo el mundo comete errores. Incluso, sabiendo que el equivocado puedes ser tú. Si no lo crees fervientemente y lo practicas, corres el riesgo de convertirte en uno más de los que trabajan por la desigualdad.

2

7. Ve lo bueno en la gente y ayúdales

Justamente por lo que dijimos anteriormente, es que, entre los fundamentos para cambiar el mundo de Gandhi, uno de los más importantes es: buscar siempre el lado bueno de las personas.

Todos tenemos luces y sombras. Es parte de la esencia de ser humano. No importa. Apunta al corazón del hombre, y busca su luz, siempre. Perdona sus defectos: tú también los tienes. Concéntrate en todo lo bueno que las personas tienen para dar, y ayúdalas a ser mejores cada día.

8. Persiste

“Primero te ignoran, después se ríen de ti, después pelean contra ti, y después tú ganas”.

No te dejes convencer por quienes dicen que estás loco. No claudiques porque los demás no entienden qué estás haciendo.

Al final, sólo gana una persona: el que está convencido de lo que hace, y lo lleva hasta el final. El que abandona no tiene premio.

4

9. Sé congruente, sé auténtico, sé el verdadero tú

“Felicidad es cuando lo que piensas, lo que dices y lo que haces están en armonía”.

Sólo podrás cambiar el mundo si eres fiel a ti mismo. Si eres auténtico, y verdaderamente haces las cosas que piensas, y dices las cosas que haces.

Si eres falso, si te mientes a ti mismo, ¿Cómo pretendes ser un ejemplo para el mundo?

10. Continúa creciendo y evoluciona

Finalmente, si quieres aplicar los fundamentos para cambiar el mundo, debes saber algo: es un trabajo que nunca se termina.

Más que un decálogo de acción, es un estilo de vida. Siempre puedes ser más bondadoso, siempre puedes dar más amor, siempre puedes evolucionar y ser mejor persona.

No te conformes. Busca siempre dar un poco más de ti, y verás cómo tu mundo es cada día un lugar mejor.