El hermoso gesto que observa una madre al ver lo que su hijo hace por un niño en estado de invalidez

Los niños no nacen con prejuicios. Eso es algo que se inculca con el tiempo. Cuando los niños son pequeños no ven el color, el sexo o la discapacidad, simplemente ven a las personas.

Los niños pueden notar que alguien es diferente de ellos, porque quizás las personas utilicen una silla de ruedas, probablemente ellos sientan curiosidad por esta diferencia, sin embargo ellos no ven a estas personas menos.

Los adultos pueden aprender mucho mirando a los niños, y este vídeo no es una excepción.

Felipe Wendel y Augusto Barbieri son mejores amigos, y no importa que Augusto esté en una silla de ruedas, Felipe lo trata como a cualquier otro niño.

Felipe quería salir un día, pero no quería hacerlo sin su mejor amigo. Lo que hizo a continuación es muy dulce, ¡estamos contentos de que haya sido grabado para poder presenciar este precioso momento!

Aunque fue un trabajo duro, Felipe estaba decidido a llevar a su amigo al columpio. Lo levantó, empujó y ajustó hasta que Augusto se sintió cómodo y Felipe pudo subirse al columpio a jugar.

Si más adultos aprendieran a ver a aquellos que son diferentes como personas con esperanzas, sueños y miedos como nosotros, en lugar de simplemente ver las diferencias, el mundo sería un lugar mucho más amoroso, amable y comprensivo.

Todos podemos aprender de Felipe.

¿Qué te pareció esta historia? Deja tu opinión en los comentarios y no olvides apoyarnos con un like si te gustó.

Comparte este maravilloso vídeo con todos tus amigos.